4 + 1 MOTIVACIONES PERSONALES DE LA COMUNICACIÓN

5 motivaciones personales de la comunicación: inquietud, mejora, curiosidad, necesidad, divulgar. Da igual el orden, por eso es personal, algunas coincidirán en el mismo individuo; también seguro que hay más, pero estas son las que identifiqué hace unos días en una charla titulada: «Aplicaciones de la comunicación en la empresa».

Hace unos días compartí con un grupo de profesionales, algunos de ellos emprendedores, una charla en Welink Espacio de Coworking en la que traté de explicar, de un modo práctico, la importancia de aplicar en las empresas acciones de comunicación que ayuden a mejorar su rendimiento. Como decía, algunos de los participantes eran emprendedores y a ellos dirigí un capítulo específico mostrándoles la importancia de contar, compartir y presentar su proyecto de la manera más atractiva y eficaz. La charla se titulaba «Importancia de la comunicación en la empresa» y mezclando comentarios y observaciones, estas son las 5 principales  motivaciones que se reunían en la sala.

Inquietud. Me refiero a inquietud intelectual, es decir, acercarte a algo de lo que estás viendo que todo el mundo habla pero nadie concreta, quizá por parecer un intangible o algo conceptual. Esa necesidad de aclaración se reflejó en la pregunta ¿a qué te refieres con comunicación? «a encontrar maneras que te ayuden a contar a los demás lo que haces y cómo lo haces de una manera atractiva y eficiente», respondí.

Mejora. Había también personas relacionadas con la comunicación a través de su formación académica, a estos no había que convencerles de nada, su objetivo era contrastar lo que ya sabían, escuchar otro punto de vista o actualizarse. En este caso las preguntas se referían a aspectos concretos de casos prácticos y reales que les planteé.

Curiosidad. En distintas vertientes: ver de qué va eso de la comunicación y sobre todo cómo se aplica, comprobar si se refiere sólo a las redes sociales o certificar si van por el buen camino: «yo creo que estoy aplicando casi todos los aspectos que planteas en mi proyecto» fue uno de los comentarios.

Necesidad. Fue el caso de quién sabe que necesita contar lo que hace, pero no sabe cómo hacerlo, no distingue los diferentes recursos que ofrece la comunicación y busca aclarar todas esas dudas y al mismo tiempo captar ideas. Por fortuna pude ver cómo se movían algunos bolígrafos y se pulsaban algunas teclas.

Y la motivación número 5:

Divulgar. Esta motivación es mía. Según datos de Dircom, el 91% de las grandes empresas tiene en su estructura un departamento de comunicación, esta cifra ha subido un 16% en 10 años. No sólo el dato es relevante, me parece más importante que en las reorganizaciones internas se esté colocando a Comunicación como un departamento directamente adscrito a la Dirección General y no como un OVNI que pululaba por todas partes sin tener el respaldo de nadie y recibiendo las críticas de todos.

Soy un obstinado partidario de la necesidad de convencer a todo aquel que tenga un negocio o un proyecto de que la comunicación no está sólo al alcance de las grandes empresas o de las organizaciones. Todos necesitamos contar lo que hacemos y debemos saber que hay herramientas accesibles y asequibles para todos los públicos y bolsillos. No hace falta saber de todo, eso es imposible, sólo hay que hacer una cosa más «sencilla»: informarse. Muchas veces consultar es la mejor inversión antes de tomar decisiones equivocadas o de no hacer nada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *