Objetivos de una estrategia de contenidos

Objetivos de una estrategia de contenidos. Vaya 3 conceptos: objetivos, estrategia y contenidos. Por separado son importantes, pero juntos son la bomba. ¿Acaso alguien piensa que se puede hacer comunicación o marketing digital sin ellos? ¿Acaso no es redonda la tierra? (sic). Estamos de acuerdo. Pero la pregunta del millón es: ¿Cómo lo hacemos?.

Marisa Martínez Ansorena tiene una larga experiencia en comunicación, marketing y creación de contenidos. Por suerte para nosotros, ha querido compartir un poco de todo lo que sabe en este artículo con el que nos da algunas claves para definir los objetivos de una estrategia de contenidos.

Este es el artículo:

«Me han dicho que es bueno crear un blog sobre temas de mi negocio, pero no sé cómo me puede ayudar».
«Hay que escribir por lo del SEO, ¿no?, pero no se me ocurre sobre qué».

¿Te identificas con estas frases? Están sacadas de situaciones reales de empresas que han escuchado eso de que “hay que mantener activa la web o las redes sociales” pero que no terminan de tener claro el propósito de todo ese esfuerzo de creación de contenidos digitales.

Y sí, “el contenido es el Rey” pero, por favor, con estrategia. En las siguientes líneas analizaremos uno de los elementos clave de todo plan de contenidos, digitales o no, eficaz: la correcta definición de los objetivos y como nos pueden ayudar a crear una estrategia que nos acerque a nuestras metas. ¡Vamos a ello!

Objetivos: ¿Qué quieres obtener?

Es importante resaltar que publicar, sin más, no es hacer marketing de contenidos. Crear contenidos y sentarse a esperar no funciona. O al menos no te servirá para hacer crecer un proyecto.

Tienes que pensar en la creación de contenidos estratégicamente, como un plan de marketing más. Así que la primera tarea es establecer unos objetivos, sean de negocio de comunicación o una mezcla de ambos. Y es que no contar con una correcta definición de lo que quieres obtener de tu estrategia de contenidos, es como navegar sin brújula, es fácil perderse.

Los objetivos SMART

En marketing utilizamos el estándar SMART para ayudarnos en la definición de unos objetivos específicos, medibles, alcanzables, relevantes y acotados en un período de tiempo, con los que realmente podamos trabajar.

Este sería un ejemplo de un objetivo SMART:
“Aumentar un 25% las visitas al sitio web de la empresa para la campaña de navidad de 2022 (noviembre-diciembre), para incrementar las oportunidades de ventas”.
Vamos a desbrozarlo:

  • Es un objetivo específico: Aumentar las visitas al sitio web de la empresa, para incrementar las oportunidades de ventas.
  • Es un objetivo medible y cuantitativo: Aumentar un 25% las visitas.
  • Es un objetivo relevante: Las ventas de la campaña de navidad de 2022 son importantes para que la empresa cierre bien el año.
  • Es un objetivo acotado en el tiempo: La campaña de navidad de 2022 (noviembre-diciembre). Cuando termine la campaña, podré ver si he cumplido o no con lo previsto.
  • Es un objetivo alcanzable: Se entiende que es un objetivo realista, que se puede alcanzar con los recursos actuales de la empresa o proyecto.

Mucho más claro así, ¿verdad?

Definir los objetivos con esta concreción te permite medir los resultados con claridad y comprobar si vas por el buen camino o si te estás desviando.
Por supuesto, los objetivos de la estrategia de marketing de contenidos siempre se basan en los objetivos del negocio o del proyecto y, por tanto, están relacionados con la fase de maduración en la que se encuentre.
Así, podrías encontrarte con diferentes tipologías de objetivos y de estrategias a aplicar.
Vamos a revisar algunas.

Los tipos de objetivos de tu estrategia de contenidos

  1. Estás empezando y necesitas darte a conocer?

Tus objetivos son de crecimiento y reconocimiento.
Esta es una etapa de descubrimiento de la marca, de darse a conocer. Por eso, los contenidos de esta fase tienen como objetivo, sobre todo, informar y educar. El tipo de contenidos son: las guías de uso, los ebooks, vídeos explicativos, explicación productos…
Las métricas serían las relacionadas con el alcance de las publicaciones: número de visitas, páginas vistas únicas, el consumo, visualizaciones, descargas, nuevos suscriptores, seguidores, etc.

2. ¿Quieres que los internautas interactúen y te recomienden a sus amigos?

Buscas engagement (enganche con los públicos) y reconocimiento social.
En esta fase es importante mostrarte como una marca atractiva y que aporta soluciones a los problemas. Los contenidos deben dar a conocer los beneficios del producto o servicios con: comparativas, tutoriales … Es el momento de mostrar el dominio técnico, tanto en la ejecución de las
publicaciones, como en el contenido.
Aquí necesitamos indicadores para medir el engagement: compartidos, me gusta, respuestas, el retorno de los visitantes, tiempo de permanencia en el sitio, la tasa de apertura de los emails, porcentaje de clics o CTR …

3. ¿Cuentas con un tráfico potente y quieres convertir esas visitas en ventas?

Tu foco es la conversión en ventas.
Se trata de ofrecer contenido personalizado para mover a nuestros visitantes a adquirir nuestro producto/servicio. Ya nos conocen, saben cuál es nuestra oferta y es el momento de que pasen de usuarios a clientes. Las ofertas personalizadas o limitadas en el tiempo, centradas en los beneficios de realizar la compra, las fichas de venta de los productos, serían los tipos de contenidos a presentar.
Este objetivo se verifica a través de las tasas de conversión, la generación de leads (nuevos clientes potenciales), etc.

Para finalizar

Sobre todo, el marketing de contenidos, pone en el centro de la estrategia al usuario. Son sus necesidades e intereses los que realmente marcan los temas a desarrollar en las piezas de comunicación: artículos de blog, vídeos, presentaciones, etc.
Siempre hay que preguntarse:

  • ¿Qué quiero conseguir con este contenido?
  • ¿Qué interesa a mi público?
  • ¿Cómo voy a medir si un contenido tiene éxito o no?

Marisa Martínez Ansorena es especialista en: Comunicación, marketing digital y contenidos para inbound marketing

#Estableciendocomunicación

Artículo anterior: «El talento ¿se hace o se nace?