LA COMUNICACIÓN, CLAVE PARA LOS PEQUEÑOS NEGOCIOS

La comunicación para pequeños negocios es tan importante como para las grandes empresas o para las instituciones. ¿quién pone los límites a la hora de contar al público lo que vendes o lo que haces? La respuesta es sencilla: UNO MISMO  y la clave para llevarlo a cabo aún lo es más: LA ACTITUD.

Dice el formador y conferenciante Victor Küppers que el valor de una persona viene determinado por la fórmula V⇒ (C+H)xA, entendiendo V como Valor, C como Conocimientos, H como Habilidades y A como Actitud. Para Küppers el saber y la experiencia suman, pero la ACTITUD es la que multiplica y ese es el factor determinate que da el valor a una persona y a lo que hace.

En el mundo de los negocios esa actitud es esencial para sacar adelante un proyecto o una empresa y clave para poder hacer que funcione y superar las adversidades. En el caso que nos ocupa; es decir abordarlo desde el prisma de la comunicación, no nos referimos a otra cosa que a la necesidad incuestionable de relacionarte con el entorno.

No son pocas las veces que cuando tratamos de explicar al responsable de un negocio los escenarios que debe cubrir para conectar con su público, la respuesta es escéptica, incrédula o ignorante (en el sentido de desconocimiento sincero), el típico «eso ya lo se», «eso para qué me sirve», «da igual, para el caso que lo hacen»…. y así un sinfín de respuestas.

Sobra decir que ese planteamiento es un ERROR. ¿Acaso cualquier negocio, por pequeño que sea, no necesita de una imagen corporativa que lo identifique y le haga destacar?. Qué respuesta daría un responsable de negocio o un emprendedor cuando le explicas que si a su nombre y a su logo añade una historia que explique las características de su local, cómo surgió la idea o porqué está acometiendo una renovación y lo hace a través de pequeños vídeos colgados en sus redes sociales, con minicuentos que se puedan leer en su escaparate o enviando una carta con formato de periódico a sus proveedores, seguidores, socios o clientes en el que les informe de esas novedades.

¿Quién dice que un negocio, sea cuál sea su tamaño, no puede aparecer en los medios de comunicación?. Ved el ejemplo de El Baúl de Neretxu, que gracias a la organización y participación en actividades como desfiles de moda, a la relación profesional con entidades e instituciones y al cuidado exquisito en la comunicación con sus clientes, va aumentando su reputación.

Hay muchas cosas que se pueden hacer, que se deben hacer, pero lo más importante es querer hacerlas. Eso no significa que uno tenga que saber de todo, ni que pueda hacerlo todo, pero si es muy importante saber qué puede hacerse. Asesorarse, consultar a un profesional o preguntar,  es añadir conocimientos a la experiencia y si a eso le multiplicamos la ACTITUD….

¿Os imagináis hasta dónde podéis llegar……..?