LOS PROYECTOS TAMBIÉN NECESITAN COMUNICACIÓN

Los proyectos también necesitan comunicación ¿acaso alguien lo duda?. De hecho una de las claves del éxito de cualquier proyecto es arrancar bien, sin dejar cabos sueltos y la comunicación es un factor imprescindible para conseguirlo. Lo vamos a explicar con 5 razones.

Podemos clasificar las fases de la puesta en marcha de un proyecto en 5 momentos y lo vamos a contraponer con los 5 ámbitos que debe cubrir un Plan de Comunicación:

  • Comunicación Corporativa
  • Comunicación Interna
  • Comunicación de Crisis
  • Comunicación Externa
  • Comunicación Digital

Recordemos estos puntos y ahora pensemos en los momentos por los que hay que pasar cuando estamos poniendo en marcha un proyecto:

1. Contraste: Llega un momento en el que hay que compartir con alguien tu idea, explicar el proyecto, cómo lo enfocas, su esencia y su imagen. En definitiva, recibir información, sensaciones y valoraciones de personas cualificadas. Es una fase en la que es fundamental trasladar de la mejor manera posible esas ideas, porque buena parte de las opiniones que recibas pueden resultar muy importantes para seguir adelante. Un escenario similar al de las 3 dimensiones de la Comunicación Corporativa: identidad (lo que somos), comunicación (lo que decimos que somos) e imagen (cómo nos ven)

2. Orden: Uno de los mayores beneficios que se puede extraer de contrastar el proyecto es recabar opiniones que nos ayuden a poner en orden ideas que pudieran estar equivocadas, difusas o poco concretas. Una visión objetiva que nos guíe para priorizar acciones, colocar a cada cuál en su sitio y establecer protocolos que ayuden a engrasar el mecanismo. ¿Podría ser esta una definición de la utilidad de la Comunicación Interna?

3. Búsqueda de apoyos. Un básico de cualquier Plan de Comunicación que se precie es tener diseñado y previsto un Plan de Crisis y uno de los objetivos de la gestión de una crisis es sumar a la causa agentes que nos ayuden, nos apoyen o hablen bien de nosotros para revertir un problema de reputación. Es decir, encontrar esa mano amiga y adecuada que cubra nuestras carencias o necesidades para poder lanzar el proyecto.

4. Presentación. Entendamos este momento como el de la socialización masiva. La puesta en marcha, el arranque, la presentación, en definitiva; el momento en el que tiramos la casa por la ventana para publicitar que el proyecto ya funciona, para explicar a todos los vientos que ya es una realidad y que todos los clientes del mundo pueden disfrutar de sus incontables ventajas. Para hacer todo esto estaremos de acuerdo en que hay que diseñar un buen plan de Comunicación Externa

5. Promoción. Ya estamos en el mercado, compitiendo, incluso ha pasado ya el boom inicial en el que llamamos la atención de propios y extraños por lo espectacular de nuestra propuesta ¿y ahora qué?. Pues seguir insistiendo, como un martillo pilón, en mostrar nuestra imagen, marca, esencia, valores, producto; de una manera planificada, funcional, adaptada a la realidad social y viral ¿cabría aquí hablar de Comunicación Digital?

Dicho esto, hay que hacer un aporte más, obviamente estos puntos debemos adaptarlos a nuestra realidad; si bien como decíamos al principio, contar con un Plan de Comunicación es imprescindible, las ideas que aportamos están dirigidas al proyecto en su conjunto; dicho de otra manera y asumiendo pecar de reiteración: ASESORARSE ES UNA INVERSIÓN, NO UN GASTO.

Para poder proponer maneras creativas e innovadoras de impulsar a los proyectos estamos trabajando mano a mano con Duke Studio. Si quieres te podemos contar cómo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *