QUIERO UN CLIENTE «DISNEY»

Quiero un cliente «Disney» es el título de la reflexión que comparte esta semana con nosotros Amaia Querejeta. Según nos cuenta, no se trata sólo de una pasión personal, sino de una manera de enfocar el marketing ligado a unos valores corporativos, extendidos desde los empleados hasta el público. Vamos con el artículo.

A lo largo de mi vida profesional me he encontrado con muchos tipos de clientes: muy buenos, buenos, regulares, malos y muy malos. Ya sé que tiene que haber de todo, como en botica, pero muchas veces fantaseo con que llegue a mis manos el cliente IDEAL.

Y ¿Cuál sería ese cliente ideal? Pues, uno como DISNEY (vamos a ser realistas, ya que Disney es difícil que llegue a mis manos … aunque todo se andará) … y os explico por qué.

Siempre me ha fascinado el mundo Disney. Desde que era pequeña, he visto (casi) todos sus cortos y películas, e incluso he fantaseado con ser algún personaje, supongo que todos lo hemos hecho, ¿verdad?.

He tenido la oportunidad de visitar un par de veces Disneyland Paris, pero me encantaría ir al parque emblemático de la casa; Disney World en Orlando (Florida), ¡tiene que ser una pasada!!!!

Durante mi vida, he podido ver cómo crecía la Compañía, desde sus dibujos planos o sus primeras películas hasta la “Familia Disney” que es ahora, con: canales de televisión, productoras, cruceros, portales digitales y demás.

Cuando terminé la carrera y me puse a trabajar, empecé a ver el mundo Disney con los ojos de una profesional y aquel mundo se convirtió para mí en el “Universo Disney”.

Disney y su visión del marketing

Desde el punto de vista del marketing, Disney es una de las empresas que más y mejor invierte en este sentido, convirtiéndose en una de las compañías más poderosas del mundo. Y lo ha hecho desde sus inicios.

Su estrategia de marketing comenzó con Mickey Mouse, allá por los años 20. Dicha estrategia se basaba en conectar diversos productos de consumo con los personajes de Disney (el primero fue una mesa para niños con la imagen de Mickey Mouse) y contar una historia mágica, que hacía que los consumidores quisieran tener dichos productos.

Este concepto tan sencillo de estrategia, en marketing lo llamamos storytelling , lo siguen manteniendo hoy en día…..¡y les funciona!!!! En 2020, los ingresos de la compañía superaron los 65 mil millones de dólares …y no fue un año bueno.

Toda la estrategia de marketing se basa en sorprender a su público objetivo. Primero, generan expectación y después crean sensaciones mágicas e inolvidables, que hacen que la experiencia de usuario sea como para compartirla con el mundo.

Lo relevante de esta estrategia es que la aplican a TODO lo que sale, el nombre “Disney”. Da igual que sea un peluche o la estancia en uno de sus parques temáticos. Cada pequeño detalle cuenta para Disney; desde el material con el que fabrican sus peluches o disfraces, hasta el olor que sale de las pastelerías de sus parques.

Marketing interno

Otro punto relevante de esta estrategia son sus más de 200.000 empleados, en todo el mundo. Cada empleado tiene que respirar el ambiente de ilusión y magia que trasmiten. Lo tienen que interiorizar hasta hacerlo suyo y para eso, nada mejor que experimentarlo en primera persona. Cado ingresa en la Disney University donde se les enseña a mejorar como personas, como profesionales y como compañía. Da igual si van a ser personal de limpieza o ejecutivos. Todos estudian lo mismo.

Les enseñan cuáles son los valores de la compañía y cuál va a ser el objetivo de su trabajo, es decir, para qué van a trabajar todos los días. Disney les enseña por qué su trabajo es importante y repito, da igual que sea el personal de limpieza que los ejecutivos. Para Disney, cada cometido en la compañía tiene que tener el mismo objetivo: hacer feliz a la gente.

Puede parecer una estrategia “básica” e incluso “infantil”, pero hay que reconocer que detrás de la marca Disney nos encontramos con una empresa con ánimo de lucro que ha sabido apostar de manera integral y primordial por el marketing desde su creación y que la ha llevado a ser una de las 10 marcas más valiosas en la lista de 2020 de Forbes.

Y…ahora os pregunto….¿quién no querría una cliente (como) Disney???

Amaia Querejeta. Consultora de marketing en OnlyOne – Comunicación Líquida

Estableciendo comunicación

Artículo anterior: Briefing se escribe con B de Bien